Newsletter Agosto 2016

PRIMERA INTERSECCIÓN POÉTICA: EL TERCER CUERPO
Por Pilar Izquierdo

Cultiva Consultores inauguró el martes 09 de Agosto un nuevo espacio: INTERSECCIONES POÉTICAS donde el arte, el juego y la conversación, buscan abrir nuestra “capacidad de entablar una relación con lo distinto” (Byung Chul Han). El diálogo busca abrir la conexión con lo implícito, hacer que broten sensaciones sentidas refrescantes, ideas que circulan y se dejan transformar en el encuentro con el otro(s).

LETRA CHICA:
POESIA viene del verbo griego poiein: ‘hacer, crear´. Según Octavio Paz, ´la poesía es un decir que es un hacer y un hacer que es un decir, es real y apenas digo es real se disipa´.
DIÁLOGO es para el físico David Bohm, ‘dejar pasar a través’, dejar que el significado circule, se transforme.
Según Simone Weil es el espacio donde el yo no está en el centro.

PRIMERA INTERSECCIÓN POÉTICA: EL TERCER CUERPO. Invitado Especial: Fernando Coura. Economista brasilero (Universidad de Sao Paulo, Brasil) que transita actualmente por la intersección entre el mundo de los negocios (experiencia como gerente de empresas, ahora como consultor) y el teatro (iniciado amateur hace algunos años). En esta tertulia nos invitó a conocer sus hallazgos en el cruce de la identificación con el rol y la persona. En su reciente año sabático en Chile,- cuenta- que ha explorado a través del teatro, una fuente de autoconocimiento de la propia vulnerabilidad en plena manifestación de sí.

Fueron invitados a este encuentro, personas de distintos mundos, empresa, educación, consultoría, teatro, filosofía, arte. El juego sirvió para sacarnos las armaduras, para simplemente hacer poesía sin advertirlo: recreamos haikus; los versos que se intersectaron rompieron la barrera de la timidez o la inercia de la socialización vacua o el individualismo.

El punto de partida de esta tertulia fue una acción de arte, el teatro. Nos dejamos inspirar por la obra de Bernard Marie Koltès, En la Soledad de los Campos de Algodón. Fernando en el personaje principal del Dealer. Alejandro Magni lo acompañó en el rol del cliente, Montserrat Llovet en la introducción e Ian Contreras en la Dirección.

¡¡¡Este acto fue una provocación!!!: un comerciante despliega los artilugios del deseo... artes para que otros digan si!!... otro lo confronta... siente que puede decir: no!!
Después de este acto Fernando Coura compartió el valor de esta pieza poética, que muestra un dilema ético, psicológico, filosófico: ¿rol o persona? Pregunta que nos toca muy de cerca. ¿Cuánto nos creemos y nos identificamos con lo que hacemos? ¿Nos conocemos? ¿Qué puertas abre el teatro a la expresión personal?

Tercer Cuerpo, es el término acuñado por Alfredo Castro para referirse a esa dimensión donde somos plenamente nosotros mismos. En la conversación que surge, brotan ideas: un rol que deriva de la pasión, no es solo función, fluye naturalmente; la persona puede no conocerse nunca, su rol es su trampa, se identifica con lo que hace, el solo hecho de soltar el rol la hace sentir desnuda; el hecho de no protegernos con el vínculo de cargo, clase, estatus, nos asusta; solo en la vulnerabilidad de ser tenemos la oportunidad de encontrarnos con nosotros mismos o con el otro de una manera más auténtica; ¿quién soy? nos podemos preguntar cada cierto tiempo; nos respondemos, ingeniero, padre, madre, empresario, gerente, hija…¿quién soy? nos repetimos una y otra vez, la sola pregunta incita a un diálogo interior, que en esta ocasión, esta tertulia, compartimos con otros, en un espacio de confianza, de apertura y co-creación.

¡DECLARACIÓN DE UN SUEÑO COMPARTIDO!
TEATRO Y EMPRESA: UN PROYECTO DE INTERSECCIÓN
IAN CONTRERAS Y FERNANDO COURA

  • Despertar el rico potencial humano de la persona: oportunidad de desarrollo del Tercer Cuerpo.
  • Facilitar el encuentro con la riqueza personal: sensibilidad vital y vulnerabilidad en la relación con el otro.
  • Abrir un espacio nuevo de expresión personal e integración interpersonal que enriquezca funciones y relaciones humanas al interior de la organización o localidad.

EN LA SOLEDAD DE LOS CAMPOS DE ALGODÓN
Por Fernando Coura

En La Soledad de los Campos de Algodón, el autor de la obra teatral nos lleva a reflexionar sobre las relaciones humanas. La acción ocurre en un lugar indeterminado, entre un cliente y un dealer. Nunca se dejan entrelazar por la afectividad, y por lo tanto, no llegan a conocerse profundamente. Todo atisbo de vulnerabilidad y reconocimiento hacia el otro concluye en una retirada, en un refugiarse en el miedo, en la ira y la indignación. La obra termina sin que se produzca un “deal”. 
Escrita en 1987, antes de las profundas transformaciones que hemos vivido, marcadas por la reducción de la distancia entre los seres por la conectividad global, sigue siendo muy actual y denuncia el vacío de las relaciones humanas, en que nos arriesgamos a llegar al final de nuestras vidas, “sin un deal”, o peor aún, “con un deal” que no tenga sentido.
Bernard-Marie Koltès nació en 1948 en Francia en el seno de la burguesía militar de provincias. Su padre fue un coronel de ejército y cercano a la ideología de la Organización del Ejército Secreto (Organisation de l'Armée Secrète). Se enamoró del teatro a los 22 años y se dedicó a este oficio, destacándose como dramaturgo. Murió joven a los 41 años.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Me encantó ver la apertura y respeto de todos por abrirse, mostrarse y entregarse durante todo el encuentro... fue un regalo al alma. Ojalá poder aplicar este nivel de entrega y profundidad en todas nuestras relaciones, es uno de mis desafíos."
Catalina Vásquez

"Qué privilegio para mi!! Muchas Gracias por el cuidado y respeto que hace posible el goce de nuestras presencias"
Carmen Cordero

"Un “rol” es una idea, “persona” es una idea, “sistema” es una idea,…suelto las ideas y me quedo agradecido de haber participado con mi silencio presente"
Marco Palma

"Nunca es tarde para discutir sobre nuestra propia identidad y los roles que jugamos en el mundo, en cada ámbito en el que nos desenvolvemos a diario. Así resumiría mi experiencia al participar de El Tercer Cuerpo. Experiencia que por lo demás me fue de lo más provechosa al poder intercambiar conocimientos y percepciones sobre cómo puede uno no dejarse consumir y definir por uno o más roles, pero sin dejar de retroalimentarse de ellos. En definitiva, una notable experiencia y magnifica tertulia"
Ignacio López